Pretty fly (for a white guy).

Aunque el título suene a una conocida canción de Offspring, no vamos a hablar de música ni de de la industria musical, sino de algo que puede causar malestar si no somos cuidadosos.

Hoy en día las redes sociales está llena de causas y reivindicaciones, y eso es bueno. El poder que tiene las redes sociales para concienciar y para que los mensajes lleguen a una mayor cantidad de gente es perfecto para dichas causas. Pero hay un riesgo que no hay que asumir cuando representamos una marca y es llevarlo demasiado lejos.

Hay temas sensibles tales como el feminismo y el animalismo que son tratados por las marcas y en ocasiones son llevadas demasiado lejos creando un rechazo en la audiencia.

Y por eso el título de este artículo, ser demasiado reivindicativo de una causa daría el efecto contrario que deseamos, causaríamos rechazo por parte de la audiencia contraria a dicha causa y además de que los seguidores podrían pensar que la seguimos por conveniencia o por moda, socavando así su activismo social.

Debido a eso, si queremos acercarnos a estas causas sociales debemos hacerlo siempre desde el respeto y la prudencia. A no ser que la marca o persona que representamos en las redes sociales sea parte de dichos movimientos, hay que tratar de ser cuidadoso con el apoyo que se de. Siempre con cautela y observando las distintas sensibilidades

Conclusión.

¿Con este artículo aconsejo que no merece la pena acercarse a las distintas causas sociales? Todo lo contrario, aunque el objetivo del marketing social sea representar a las marcas en las redes sociales y conseguir más clientes y reforzar la imagen, no todo vale para conseguirlo y hay ideas y movimientos que hay que tener el máximo respeto. 

Deja un comentario