La tiranía del Fan.

Cuando empezamos con las redes sociales para nuestros proyectos, empresas o perfiles personales uno de los objetivos que se marcan es conseguir la mayor cantidad de fans posibles. Tener una buena cantidad de fans que siguen el proyecto o negocio es muy bueno y trae ventajas tales como recibir su feedback, extender nuestro mensajes y darnos a conocer, pero todo tiene su lado negativo.

Adaptarse al fan ¿Buena costumbre o una perdición?

En principio es una buena costumbre, en el marketing social el contenido siempre se ha considerado el rey y para que dicho contenido pueda tener un alcance satisfactorio se debe adaptar a la audiencia, ofreciendo contenido atractivo y de calidad.

Para conseguirlo la escucha activa y el trato con los fans es primordial para encontrar ese contenido adaptado y optimizado para nuestra audiencia. Los beneficios de esta acción se podrá comprobar pronto ya que los resultados en el alcance como en lasinteracciones con nuestro público no tardará mucho en llegar.

La conclusión a la que llegamos es que adaptar el mensaje a la audiencia es una buena costumbre y deseable en la estrategia de contenidos para redes sociales, pero lo que no hay que perder es el sentido del mensaje. Una cosa es adaptar el mensaje que queremos transmitir y otra es que dicho mensaje se pierda por el afán de contentar a los fans.

El rincón de Giorgio

El fan se vuelve tirano.

Si el peligro de perder el sentido del mensaje es grave cuando se representa a una empresa o marca con unos productos establecidos, lo es más cuando el producto es el mismo contenido que compartimos.

En el caso de bloggers, vbloggers, youtubers y demás el contenido compartido es el producto que se ofrece al público y a través de distintas plataformas se generan los ingresos por ello. Plataformas como Youtube, Twitch, Patreon (entre otros) ofrece a los creadores de contenido monetizar sus esfuerzos.

Para conseguir dichos ingresos los creadores de contenido deberán adaptarse a los fans y evolucionar según consiguen seguidores. El contenido que crearon al principio no será válido según va creciendo y la adaptabilidad es una virtud a desarrollar. El problema viene con la percepción que tiene los fans sobre el creador de contenido.

Cada vez más los casos de que el fan percibe que deben ser escuchados y obedecidos por el creador de contenido, llegando al límite de exigirlo en vez de demandar, y si no es satisfecho crean comentarios negativos, problemas de reputación en las redes sociales que hay que solucionar y prever.

El verdadero problema es cuando el creador de contenido, con miedo de perder la audiencia y sus ingresos se pliegan ante los fans más ruidosos y que demandan cada vez más y más. Hay que tener en cuenta que la mayoría de las veces estos fans son minoritarios pero sin dudas son muy activos en los comentarios y feedback.

Los casos de creadores de vídeos de Youtube, Twitch y otras plataformas que cada vez llevan su contenido más y más lejos con lo que ello conlleva. Es uno de los peligros de tratar de contentar a esta clase de fans que, envalentonados con la repentina sumisión del contenido a sus exigencias demandará más y más, y con el tiempo el contenido habrá perdido toda identidad que haya tenido hasta ahora.

Conclusiones.

El contenido es el rey en las redes sociales, esto está claro pero aunque es satisfactorio tener una amplia cantidad de fans apoyando, no hay que olvidar quien tiene las riendas de la creación de dicho contenido.

El Feedback como tal se debe analizar y medir, no tomarlo como una verdad escrita en piedra y aunque el contenido se puede adaptar en ningún momento se debe perder ni el mensaje ni la identidad que hay detrás. 

Perder fans es algo inevitable, pero si el contenido es adecuado y de calidad los fans que lo sigan también serán de calidad y más útiles que los que gritan y exigen sin más criterio que sus propios gustos personales.

Deja un comentario