El triunfo de los fillers.

En un mundo como el nuestro, cada vez más complicado y lleno de obligaciones, una de las características que pedimos a nuestro ocio es que  sea rápido, fácil y sin complicaciones. Y en el mundo de los juegos de mesa no hay nada más rápido, sencillo y simple como un filler.

¿Que es un filler?

Solemos llamar filler a los juegos de mesa que, gracias a a su corta duración y fácil explicación, sirve para “llenar huecos” en nuestra jornada lúdica. Si después de una buena sesión a un juego de mesa nos sobra una media hora o hay ganas de seguir jugando pero no se tiene mucho tiempo, uno de estos juegos cortos es la opción más socorrida (de ahí su nombre de filler o relleno, ya que permite ocupar periodos cortos entre actividades).

Otra ventaja que tiene los filler respecto a otros juegos es su tamaño reducido y bajo precio, por lo que es fácil tenerlo en cualquier colección y no cuesta nada transportarlo junto a otros juegos de camino a la asociación de juegos o a casa de amigos.

¿Cual es la situación a día de hoy de los fillers?

Debido a sus características, sobretodo a su bajo precio, cada vez el status de los fillers aumenta en las reuniones lúdicas. Y gracias a su falta de complicación no hace falta extensas explicaciones y  su corta duración permite llenar una tarde completa con 4 o 5 juegos distintos. Además es fácil que gente cuya experiencia en juegos de mesa sea poca o nula se sienta atraídos a estos juegos.

La contrapartida es que es sencillo que los juegos más elaborados o exigentes poco a poco se van relegando a la estantería ya que pocas veces pueden competir con la experiencia simple de dichos juegos, además que es complicado que los nuevos usuarios quieran probar experiencias más complejas por lo que cada vez los fillers son más demandados en los nuevos grupos de jugadores.

Si a esto le sumamos el bajo coste de producción y el poco tiempo que se necesita para diseñarlos, las editoriales tienen un nicho muy rentable en los fillers y cada vez los escaparates de las tiendas se llenan más y más de estos juegos. Solo hay que ver la lista de juegos más vendidos para ver la popularidad de estos juegos a día de hoy.

Conclusión.

Los fillers han pasado de “aperitivos lúdicos” a ser la estrella de muchas sesiones de juego, sobretodo entre las personas que no han sido muy proclives a acercarse ante los juegos de mesa. Juegos atractivos visualmente, baratos y sencillos que son la primera elección entre las personas que no son muy conocedoras del mundo de los juegos de mesa.

Para las editoriales son juegos de venta fácil y sencillos de producir, para las tiendas son juegos de rápida salida y que no suelen ocupar mucho espacio en las estanterías por lo que para profesionales son juegos rentables cada vez hay más editoriales que se especialicen en ellos.

Pero el mayor problema que viene con esta moda es que los jugadores que buscan un desafío intelectual, o una experiencia profunda de juego esten siendo arrinconados ya que cada vez cuesta más encontrar jugadores para juegos de más duración o complejidad.

Los fillers suelen usarse para atraer nuevos jugadores a grupos y asociaciones, pero los aficionados a estas experiencias tan cortas y, si se me permite la palabra, descafeinadas no suelen sentirse atraídos a juegos más avanzados o profundos, por lo que el peligro de que estos sean rechazados cada vez es más real.

Deja un comentario