¿Es el premio Juego del Año lo que parece ser?

Como todos los años a mediado de Septiembre se publica los nominados a los Juegos del Año que se dará a conocer en el Festival Internacional de Córdoba.

En teoría, y remarco en teoría, el juego premiado es el mejor exponente de lo que se ha editado en España durante desde Septiembre del año anterior a Agosto del mismo año. La realidad es que en la mayoría de los casos el juego premiado no es de lo mejor que ha aparecido en tiendas españolas publicado en español.

¿Que se premia en el JdA?

Ante todo lo que prima es la accesibilidad del juego para los no jugadores. Esto sería una buena razón sino fuera porque trata a los que aún no se han aficionado a los juegos de mesa entre demasiado algodones y cualquier juego que pueda resultar mínimamente complicado queda excluido del premio. Esta medida proteccionista ante el jugador nuevo no hace ningún favor ni al premio ni a las editoriales ya que pocas publican juegos que entren en los baremos de la organización.

Otra cuestión del paternalismo del premio es que juegos de gran calidad editado en español o de creadores españoles se quedan sin opción a entrar. Por lo general los nuevos autores crean juegos para jugadores o con unas mecánicas algo más elaboradas que permiten crear juegos interesantes. Esta situación no suele ser muy valorada en este premio.

Respecto a los que aún no se han adentrado en los juegos de mesa, al ser tratados de una forma tan condescendiente y paternalista, se cae en el peligro de que las expectativas del posible nuevo jugador no se cumplan ya que seguramente haya probado juegos de mesa más tradicionales (como Monoply y Risk) la sensaciones de juego pueden ser parecidas y no tengan la necesidad de ampliar horizontes ludicos.

Tikal, un juego editado originalmente en 1999 y nominado en 2017.

¿Puede caer el JdA en la publicidad engañosa?

Valorando lo explicado anteriormente y que el JdA en absoluto premie la excelencia en un juego de mesa, el llamarlo Juego del Año en España es una temeridad bajo el punto de vista publicitario.

Cuando un juego se le otorga el premio, la editorial añade a la caja del juego el sello de JdA del año correspondiente y las tiendas colocan dicho juego en lugares destacados para que los clientes lo vean fácilmente y se animen a comprar al probablemente mejor juego editado.

A estas alturas del artículo, este sello no garantizará al comprador la oportunidad de adquirir para su catálogo de juegos un juego sobresaliente y si este comprador no es habitual de los mentideros online de juegos de mesa no habrá sido testigo de los amplios debates ocurridos.

El verdadero problema está entre los que quieren tener nuevas experiencias y adquieren un juego de mesa por primera vez. Una de las suposiciones más extendidas es que las personas que no juegan a juegos de mesa pueden llegar a ser atraídos por el sello del JdA de la portada. Siendo sinceros el gran público se sentirá más atraído si en el juego aparece Jorge Javier Vázquez o tenga el logotipo del concurso de moda que el sello de JdA. Y en el caso de que los jugadores en potencia si se hayan sentido atraídos por el sello y al jugarlo puede que se sientan algo decepcionados y al ser este el juego de más calidad del año no tengan la necesidad de explorar otros juegos.

Una de las mayores sensaciones de este año, simplemente es un recomendando.

Conclusión.

El premio Juego del Año tiene unos fallos de base que debería mirarse para que pueda considerarse verdaderamente un premio a la excelencia en los juegos de mesa.

Lo primero que debería hacerse es dejar el paternalismo y la condescendencia respecto a los jugadores noveles. Para guiar a dichos jugadores en potencia existen multitud de jornadas, actividades y eventos en la geografía nacional además de profesionales en los puntos de venta que guiarán de forma más acorde a las necesidades del cliente que lo que representa actualmente el sello.

Segundo es incluir a más profesionales del sector en el jurado. En el jurado del JdA abundan integrantes de asociaciones de juegos y aficionados. De entre los integrantes solo uno es profesional (co-propietario de una tienda) y el resto tiene un marcado carácter educativo por lo que se explica el paternalismo existente en la elección de dichos juegos.

Como punto tercero diría escuchar más a los aficionados. Cada vez que sale la lista de nominados las redes sociales se llenan de comentarios criticando dichas elecciones respecto a otros títulos, teniendo que ser los jueces responder y explicar el por qué de dicha elección.

2 thoughts on “¿Es el premio Juego del Año lo que parece ser?

  1. Sobre tu artículo:
    – Para haberte informado no has ido a la fuente principal. El propio prremio. Tienes muy cerca tuya a 2 miembros del jurado y uno de ellos es organizador del mismo. Mal hecho, primero ver las fuentes principales, sobre todo porque ver el objetivo del premio es fundamental para que no caigas en errores de llamarnos paternalistas.

    – Luego, erratas aparte en tu primer parrafo das por sentado que los juegos premiados no son lo mejor de ese año, ¿quien decide el mejor? No es mejor para ti. Lo acepto. No es el mejor para un grupo de expertos que quieren juegos de gran dearrollo (ya sean de aventuras, Gestión, etc) puede ser, pero, y esto tiene que ver con el primer punto de esta crítica, ¿puede que sea el mejor juego para lo que busca el JdA?

    – En tu segundo parrafo comete un error al afirmar, porque si, que el JdA busca juego para “no jugadores”. Permite que te diga que eso no creo que lo busque nadie. Es como buscar la mejor canción para sordos. Supongo que querrias decir que el JdA busca premiar un juego para “jugadores no expertos”. Lo cual tampoco es cierto, porque a veces se cumple que el juego que busca el JdA también puede ser el mejor para los expertos, cono ejemplo “Agricola”.

    – luego dices que cualquier juego que pueda resultar mínimamente complicado queda excluido. Y en esto te equivocas completamente y se nota, de nuevo, que no ha ido a la fuente principal, el premio. Ya que solo se excluyen juegos coleccionables, infantiles y aquellos que no nombren al autor del mismo.

    – Dices, sin ninguna base que “Juegos de gran calidad editado en español o de creadores españoles se quedan sin opción a entrar” vuelvo a decirte lo mismo, entran todos los juegos publicados entre agosto 2016 y julio 2017. Eso si, si un autor saca un juego que no se edita en España, no puede entrar. Además te puntualizo que aparte de entrar alguno ha sido finalista, como Watson & Holmes.

    – Continuas hablando de que tratamos de manera condescendiente a los nuevos jugadores. No te voy a repasar la lista, pero te pongo solo como ejemplo el último ganador del JdA, Pandemic Legacy. Con este juego, al igual que con todos, y te lo voy a comparar con Dixit, otro ganador del JdA, se pretende que las personas que prueben el juego descubran juegos innovadores, con unas sensaciones muy satisfactorias en sus partidas. Esto mismo lo cumplen ambos juegos, ambos fueron superinnovadores, a día de hoy siguen siendo super recomendados y. Uy bien valorados. Tanto por gente que llega nueva cono por gente que llevan lustros. Por lo que creo que ha argumentado sin base alguna. Además hay juegos finalistas y recomendados para ampliar horizontes, com también indicas en tu artículo.

    – ¿Publicidad engañosa? ¿De verdad te atreves a afirmar en un artículo público que el JdA comete un delito? Esto deberías verlo con más calma antes de publicarlo, ya que es algo grave que puede ser denunciado. Dicho esto voy a desmontar tu teoría. Para empezar, y esto es opinión subjetiva, todos los ganadores del JdA son juegos sobresalientes. No creo que ningún juego galardonado con este premio se pueda considerar mal juego, puede no gustarle a alguien, pero de manera general los JdA gozan de muy buena popularidad, de buenas ventas y buenas críticas. Ten en cuenta que hay gente que no le gusta el Terraforming Mars, el Food chaim magnate o el High Frontier. Más de la que crees. Yo te reto a encontrar más criticas negativas de algún premiado qué positivas. Ya te digo que lo tienes complicado.
    – Luego hablas de sensaciones nuevas. Pandemic Legacy, sistema legacy, nueva forma de jugar, nueva sensaciones. Agricola, aunque no era el primero que usaba el sistema hizo famosa la colocación de trabajadores. Una nueva experiencia para muchos. Las Leyendas de Andor, nuevo sistema para aprender a jugar juegos jugando. Dixit, jugar a traves de la imaginación y la relación con las imágenes.

    Como conclusión, fallas en tus argumentos. Te falta información, nos pones ejemplos para argumentar, ya que no coinciden con lo que quieres argumentar. Vamos, que es un artículo tendencioso sin base ninguna.

  2. En mi modesta opinión, esto se solucionaría especificando el tipo de galardón que se quiere otorgar, por ejemplo Eurogame del año , Ameritrash del año, Juego de iniciación del año, juego infantil del año, juego del año 2017, etc … la categoría es fundamental, lo que no se puede es generalizar como juego del año y nominar juegos con 18 años de antigüedad porque no se han editado en nuestro país antes o descartar juegos que tengan un mínimo de complicación en el reglamento o que su duración pase de los 60 minutos, que su despliegue no sea sencillo …. hay muchos factores y el problema es la especificación.

    Pero si en verdad es muy sencillo, si eres una editorial y vas a patrocinar un premio y quieres que tu producto este premiado, aparte de soltar la pasta, crea el premio de manera coherente con tu producto y que lo sitúe sin comparativas con otros tipos ya que al año se sacan mundialmente muchísimos juegos y si quieres que tu juego tenga un galardón sin compararlo con los demás curratelo un poco.

    Esto nos demuestra que si quieres vender en este mercado lo mínimo que tienes que hacer es conocerlo y diferenciar y luego catalogar e informarte un poco del mundillo de lo que se maneja para luego decidir a que subsector quieres llegar y crear un premio de ese subsector con tu juego

    Belial.

Deja un comentario